¿Qué es mejor? ¿Beber cerveza en lata, botella o vaso?

Pese a que entre las tres opciones una es la más adecuada, cada uno tiene una preferencia, y en algunas ocasiones los hay que se vuelven fieles defensores. No vamos a hacer referencia sobre cómo se conserva mejor la cerveza, sino que ventajas y desventajas tiene cada opción a la hora de beber.

Índice

    Lata

    Empezamos con la lata. Quizás uno de los envases más despreciados, aunque el mejor para conservar ciertos estilos de cerveza. Una de sus ventajas es que está fabricada con aluminio, que es muy buen conductor térmico, y nos permite enfriar la cerveza en poco tiempo. También evita roturas en caso de golpes o de que se nos caiga al suelo, uno de los motivos por el que los maestros cerveceros se inclinaran por este envase en su época.

    Beber cerveza en lata.

    Pero muchos coinciden en una cosa, la cerveza envasada en lata sabe a metálico. Esto va a ocurrir siempre y cuando bebas directamente de la lata, como es lógico. Hay que tener en cuenta que si bebes en lata estás oliendo y chupando metal continuamente, además de que es poco higiénico, ya que la parte exterior de la lata está expuesta a todo tipo de contaminantes y los distribuidores no van a preocuparse por limpiar e higienizar la lata. Si este envase no ha sufrido golpes, ni ha estado expuesto a altas temperaturas, ni directamente al sol, la cerveza al servirse en otro recipiente no tiene por qué tener olores ni sabores metálicos. En caso de que los tuviera, aunque la lata se haya conservado en buenas condiciones, puede ser a causa de fallos durante la elaboración. Está claro que por higiene y por alteración en las propiedades organolépticas de la cerveza, no es la opción más adecuada para beber directamente.

    Botella

    Vamos ahora con la botella. Uno de los envases que ha conseguido más fieles. La botella, al estar hecha de vidrio, un material muy inerte, no interactúa en el sabor ni en el aroma de la cerveza si bebemos directamente de ella. Además, cuando la cerveza está en su interior, está menos expuesta al ambiente y conserva más tiempo su temperatura y tardará más en oxidarse. Parece todo ventajas, pero la botella impide disfrutar de muchas características de la cerveza. Para empezar, no puedes ver el líquido, por lo que no podrás apreciar el color, el aspecto o la efervescencia de la cerveza, por no nombrar a la espuma, que en algunos estilos es una auténtica maravilla. Tampoco puedes oler la cerveza, una de sus propiedades clave, y en aquellos estilos con aromas complejos, llenos de matices, toques afrutados, fenólicos, etc. te lo perderás todo.

    Beber cerveza en botella.

    Otro factor a tener en cuenta, es que al no verter la cerveza, no se ha producido espuma y el gas no se va liberando, por lo que todo el dióxido de carbono que contenga la cerveza irá directamente al estómago, produciendo mayor hinchazón de estómago. No solo eso, sino que además el gas carbónico acidifica los líquidos en los que está disuelto, lo que hará que el sabor de la cerveza sea más ácido de lo normal. El uso de la botella para beber directamente puede discutirse en los casos en los que se quiera tomar cerveza únicamente para refrescarse, sin importar las cualidades de la cerveza, como ocurre en muchas ocasiones con el estilo Pale Lager. Pero avisamos de una cosa, beber directamente de la botella una cerveza compleja, de una cuidada elaboración y llena de aromas, en el mundo cervecero es un auténtico crimen. Y lo mismo pasa con la lata. Si aún no te ha convencido, te proponemos una reflexión, ¿qué imagen da ver a una persona beber un vino directamente de la botella?

    Vaso

    En este caso, vale tanto vaso como copa, es indiferente. Antes de defender a este recipiente, decir que si vas a cualquier país con una cultura cervecera profunda y antigua, como Bélgica o Alemania, raro será el caso en el que veas a alguien bebiendo directamente de lata o de botella, y verás vasos y copas de cerveza de todos los tipos, tamaños e incluso colores. Porque además de tener un avanzado conocimiento sobre cómo elaborar cerveza, también lo tienen en cómo beberla. La gran mayoría de fábricas de cerveza que ya han alcanzado un cierto desarrollo, el siguiente paso que dan es fabricar también su propia vajilla, de manera que puedan degustarse sus elaboraciones en todo su esplendor.

    Beber cerveza en vaso.

    El vaso permite apreciar todos los atributos de la cerveza: aspecto, aroma y sabor. Igualmente, existen diferentes diseños de vajilla destinados para ciertos estilos de cerveza para potenciar al máximo sus propiedades organolépticas. Es imprescindible que el vaso siempre esté limpio, para no alterar el aroma y sabor de la cerveza y permitir una correcta formación de espuma. El uso del vaso no es solo una cuestión de opinión, sino también una recomendación del propio fabricante. Aun así, es posible ver algunos anuncios de compañías cerveceras en los que aparece gente bebiendo directamente de la botella, pero es solo por estrategias de marketing y por sucumbir a las costumbres de un cierto público, aunque no es algo que se pueda ver en todas las partes del mundo. Es una paradoja que una compañía fabrique vajilla especializada para sus cervezas y a la vez muestre su producto bebiéndose directamente de una botella.

    El recipiente que más respeta a la cerveza a la hora de beber es sin duda el vaso. Y a partir de aquí surge otra cuestión, ¿vaso congelado o sin congelar? Lo dejamos para otro artículo.

    Enlaces de compra:


    Licencia Creative Commons
    Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

    es_ESES